La Cuestión Arriana

febrero 22, 2007

La religión oficial del Imperio (343-381)

Filed under: Historia — editor @ 5:47 pm

Del 343 al 398 el arrianismo fue la religión oficial de la Iglesia de Oriente. Tendencia que no era compartida por la de Occidente. El emperador Constancio impuso el arrianismo en el imperio. A tal efecto, en el 351, Constancio acudió al Concilio de Sirmiun, donde se condenaron los postulados trinitarios de los ortodoxos que sostenían la unidad sustancial de la divinidad, poniendo el acento en la distinción de tres personas divinas iguales entre ellas.

Las tesis arrianas oscilaban entre las que podríamos llamar moderadas y que se contentaban con afirmar el parecido entre el Padre y el Hijo, y las extremistas, que negaban tal parecido puesto que el Hijo era claramente inferior al Padre.

En el tercer Concilio de Sirmiun (358) se llego a una formulación que si bien no servía para superar las divisiones entre ortodoxos y arrianos, al menos acercó a los arrianos entre sí. Basilio de Ancira busco el punto medio: ni el Padre ni el Hijo eran de la misma sustancia, ni eran simplemente parecidos. La solución estaba en que eran de sustancia parecida.

Pero el Papa Liberio -no muy decidido- exigió la celebración de un concilio ecuménico. Constancio organizó en Milán la celebración del mismo. Este concilio supuso el punto álgido de fricción entre las dos iglesias. El emperador intervino en términos tales de coacción que a muchos ortodoxos les resultaban intolerables: la opinión de Constancio había de ser considerada por los obispos como un canon y quien no la suscribiese sería desterrado. Las sesiones conciliares se celebraron en el propio palacio del emperador, donde éste podía seguir el debate instalado detrás de una cortina.

Se condenó a Atanasio y se desterró a todos cuantos protestaron por tal decisión. El número de obispos desterrados fue elevadísimo, pese a que la coacción del emperador eliminó muchas resistencias. Es el caso de los obispos reunidos en Seleucia de Isauria (359), donde la mayoría de los presentes suscribió las tesis de Nicea. El emperador decidió que no salieran de la ciudad mientras no suscribieran el credo del III Concilio de Sirmiun. No sólo lo suscribieron en Niké, cerca de Andrinópolis, sino que volvieron a suscribirlo en Constantinopla, en presencia del emperador, al año siguiente.

Constancio proscribió el culto pagano, tanto los sacrificios como la adoración pública a los dioses y, para hacer más eficaz su voluntad de abatir el paganismo, ordenó: “Que todos los templos sean cerrados y se prohiba el acceso a ellos a fin de que los hombres perdidos no tengan ocasión de pecar. Que el que contravenga esta ley sea castigado con una espada vengadora“.

Muerto Constancio el emperador Teodosio I es bautizado en la fe ortodoxa y declara el cristianismo la religión oficial del Imperio romano, en el Ecito de Tesalonica (380) reconociendo expresamente la Sagrada Trinidad. Declara asimismo que los patriarcas de Roma y Alejandría tienen primacía sobre el resto (especialmente sobre el de Constantinopla), con el objetivo de perjudicar al arrianismo.

Al año siguiente se celebró el Concilio ecuménico de Constantinopla (381) que vendría a suponer el fin del arrianismo como religión oficial en el Imperio Romano.

La gran medida adoptada por el Primer Concilio de Constantinopla fue la reafirmación del Credo niceno introduciendo en el mismo la consustancialidad del Espíritu Santo con el Padre y con el Hijo mediante la expresión: Credo in Spiritum Sanctum qui ex Patre per Filium procedit(Creo en el Espíritu Santo, que procede del Padre a través de hijo).

Con este añadido, que fijaba la ortodoxia de la Iglesia afirmando la divinidad tanto del Hijo (contra los arrianos) como del Espíritu Santo (contra los pneumatómacos), el credo niceno paso a denominarse Credo niceno-constantinopolitano.

El concilio también tomó medidas respecto a:

  • La condena del Arrianismo, el Macedonianismo y el Apolinarismo (Canon 1).
  • La delimitación de las provincias eclesiásticas, prohibiéndose a los titulares de cada diócesis interferir en los asuntos de otra (Canon 2).
  • La declaración de Constantinopla como la “Nueva Roma” elevando su obispo a la dignidad de patriarca, segundo en el orden jerárquico tras el obispo de Roma (Canon 3).

Tras el Primer Concilio de Constantinopla, las disputas teológicas acerca de la divinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, fueron sustituidas por las disputas cristológicas acerca de cómo se integraban en Jesucristo sus naturalezas humana y divina, y que darán lugar al nestorianismo, el monofisismo y el monotelismo.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Thanks on your marvelous posting! I truly enjoyed reading it,
    you can be a great author.I will be sure to bookmark your blog and
    will eventually come back in the foreseeable future. I want to
    encourage you to continue your great job, have a nice holiday weekend!

    Comentario por Gwen — noviembre 20, 2012 @ 4:28 pm | Responder

  2. you’re in reality a excellent webmaster. The web site loading pace is amazing. It seems that you are doing any distinctive trick. In addition, The contents are masterpiece. you’ve performed a fantastic process on this matter!

    Comentario por Wilburn — abril 26, 2013 @ 1:01 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: