La Cuestión Arriana

febrero 28, 2007

El cristianismo de Arrio

Filed under: Conceptos,Religión — editor @ 10:52 am

El arrianismo intentó explicar de una manera fácil el misterio de la Santísima Trinidad.

Arrio no aceptaba la conciliación entre la unidad de naturaleza y la trinidad de Personas en Dios, ni entre lo finito y lo infinito. La Iglesia había condenado a Sabelio por no aceptar la distinción de personas. Arrio aceptaba la distinción, pero niega la unidad de naturaleza entre el Padre y el Hijo. El Hijo es una creatura finita para él.

El Padre concibió la creación, pero como lo infinito no puede ponerse en contacto con lo finito, se la encargó al Hijo como Arquitecto del mundo (ideas de Filón). El Hijo no es eterno, fue creado de la nada por el Padre, que no fue Padre siempre; el Hijo no es inmutable, no es infinito.

El Hijo padeció bajo el aspecto de Jesucristo y el Padre lo elevó a la categoría de Dio nominal. Cristo es un hombre en el cual el alma humana ha sido remplazada por el Hijo de Dios.

Tampoco el Espíritu Santo tiene unidad de naturaleza con el Padre, ni con el Hijo.

Esta doctrina se apoya en algunas citas de la Escritura: Prov 8,22: “Yavé me dió el ser en el principio de sus caminos“, Col 1,30: “Es el Primogénito de toda creatura“, Phil 2, 8-11: “”Por lo cual Dios lo exaltó y le otorgo el nombre que está sobre todo nombre“, Mt 28,18: “se me ha dado todo poder“… Arrio era un buen dialéctico.

Como no atacó las instituciones (sacramentos, jerarquía), sus discípulos se mezclaban con los fieles ortodoxos. Gozaba de una gran popularidad.

Discípulos de Arrio:

* acacianos,
* eudoxianos,
* eusebianos,
* aerianos,
* eunomianos,
* ursacianos,
* semiarrianos: “homoiousios” = “de la misma naturaleza”.

El Credo de Nicea utilizó la palabra “homoousios” = “que no tiene más que una misma sustancia con“.

Los emperadores Constancio y Valente defendieron a los arrianos. Los grandes santos (San Atanasio, San Antonio, los Capadocios) combatieron a los arrianos. Los nuevos emperadores Valentiniano I, Graciano y Teodosio lograron acabar con el arrianismo del imperio. Los arrianos se refugiaron entre los bárbaros que abrazaron la fe cristiana según esta “herejía” gracias a la labor misionera de Ulfilas (borgoñones, visigodos, ostrogodos, vándalos). El Concilio I de Constantinopla (381) se pronuncia definitivamente por la exclusión de los arrianos de la Iglesia.

Oficialmente el arrianismo se extingue a lo largo del siglo VII. Resurge en el siglo XVI, en las ideas de Miguel Servet (+1553) en Ginebra, Okin y Bucero (+1551) en Inglaterra. El “socinismo” (Fausto y Bartolomé Socino) es la versión moderna del arrianismo.

Anuncios

1 comentario »

  1. Que ideas tan renovadoras y dinámicas para la época y vertidas por el gran Arrio. Atte.

    Comentario por Julio Feisimo — mayo 15, 2009 @ 5:41 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: