La Cuestión Arriana

marzo 24, 2007

Leandro de Sevilla, el catequista de Recaredo

Filed under: Hispania Arriana,Personajes — editor @ 8:10 am

Hispanorromano, del s. VI, que fue arzobispo de Sevilla durante los reinados visigodos de Leovigildo y su hijo Recaredo. Es el mayor de los hermanos, también santos, Fulgencio, Florentina e Isidoro (v.). Catequista de S. Hermenegildo (v.) y de su hermano Recaredo (v.), promovió y fue el principal responsable del Concilio III de Toledo (v.), en el que la monarquía gótico-arriana se convirtió al catolicismo. Fundador y maestro de la escuela de clérigos de Sevilla, de la que hizo el centro de restauración científica de la España visigoda, es autor de varios libros, hoy perdidos en su mayor parte.

N. en Cartagena entre el 535 y el 540. Su padre, Severiano, si no duque ni gobernador, era uno de los principales de la región. Su madre, goda e inicialmente arriana. En 554, al ceder Atanagildo la costa levantina al imperio bizantino, la familia emigró a Sevilla. Aquí se convierte al catolicismo la madre de Leandro y ambos considerarán este hecho como decisivo para sentirse arraigados en su nueva patria. Muertos sus padres, el joven L. se hace cargo de la tutela y educación de sus hermanos, aún en la infancia, sin abandonar los estudios eclesiásticos comenzados en Cartagena. En cuanto se lo permiten sus obligaciones familiares, abraza la vida monástica hasta que en el a. 578 es nombrado obispo metropolitano de Sevilla.

Al año siguiente llega a la ciudad S. Hermenegildo (v.), primogénito de Leovigildo, como gobernador de la Bética. Promovido por el celo de su esposa, Ingunda, francogótica católica que sólo contaba trece años, Hermenegildo se hace bautizar por el obispo Leandro y, en nombre de una guerra de religión, se rebela contra su padre, aliándose con el prefecto imperial bizantino y con el rey Mirón de los Suevos. Leovigildo convoca un sínodo arriano en Toledo (a. 580), el cual decreta no exigir nuevo bautizo a los católicos que se convirtieran al arrianismo. Por su parte, el obispo L. sale para Constantinopla a negociar una paz entre padre e hijo con ayuda del Emperador bizantino, pero no obtiene éxito y el balance del viaje es bien distinto: L. conoce allí al apocrisario del papa Pelagio II, el futuro papa S. Gregorio Magno (v.), que a petición suya escribe y le entrega la primera versión de su Expositio in librum Job, tratado de ascética moral estudiado en toda la Edad Media. Cuando en 583 regresa a Sevilla, L. es desterrado a Cartagena por orden de Leovigildo, quien en el plazo de un año compra la paz a los aliados de su hijo, toma Sevilla y otras ciudades rebeldes, apresa a Hermenegildo en Córdoba y lo envía a Valencia. De allí sería trasladado éste a la cárcel de Tarragona y decapitado el día de Pascua del a. 585, al negarse a comulgar bajo la fórmula arriana.

M. Leovigildo en el a. 587 y le sucede su segundogénito Recaredo, que, a los diez meses de su coronación, es bautizado por L., ya reincorporado a su sede episcopal. Ayudado del abad Eutropio, luego obispo de Valencia, L. preparó un concilio que celebró su primera sesión en Toledo el 1 mayo 589 y, después del ayuno penitencial, se reanudó tres días más tarde. Lo presidía Mausona, obispo de Mérida, como prelado más antiguo, asistido de Eufimio, obispo de la capital visigoda, y L., de Sevilla. Asistieron sesenta y cuatro prelados y siete clérigos en representación de los ausentes. En este Concilio III de Toledo abjura oficialmente del arrianismo el rey Recaredo, su esposa, Bada; ocho obispos arrianos y cinco nobles godos. L. pronuncia su magistral homilía gratulatoria, de la que se conservan fragmentos, y se reza solemnemente el credo de Nicea, con el añadido de la palabra Filioque, contra la fórmula arriana del Gloria Patri per Filium in Spiritu Sancto.

En el a. 590 el nuevo pontífice Gregorio Magno escribe a su amigo L., mandándole el presente del palio arzobispal. Siguiendo sus recomendaciones, L. funda la escuela de Sevilla para la formación de clérigos en la que, después del cálculo (lectura) y memorización de salmos, se impartían las enseñanzas del curriculum romano, el trivium y el quadrivium, nociones de hebreo y se estudiaba a fondo el griego. Aparte de su enseñanza oral, que hizo de la escuela de Sevilla la más importante de su época, tenemos noticia de varias obras escritas. Excepto su “Tratado contra arrianos”, se han perdido sus libros polémicos. Algunos quieren identificar como suyas las Sententiae Sanctorum. Se conoce como Regla de San Leandro su Regula sive liben de institutione virginum el contemptu mundi, que va precedida de una carta-dedicatoria a su hermana Florentina.

Leandro probablemente muere el 13 mayo 600 aquejado de gota. Se dice que reposa en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, junto a S. Fernando. Se le conmemora como Doctor el 27 de febrero. Su hermano S. Isidoro dice de él que «era suave en el hablar, grande en el ingenio y clarísimo en la vida y la doctrina».

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: