La Cuestión Arriana

marzo 31, 2007

Arte Visigodo del período arriano (507-586) -II-

Filed under: Arte,Hispania Arriana — editor @ 8:12 am

Artes del Metal

 Dentro del siglo VI, la producción más propia y genuinamente visigoda es aquella relacionada con los trabajos metalisteros. Incluso antes de su establecimiento en tierras del Imperio, los visigodos eran famosos entre los romanos por su producción de objetos de orfebrería y joyería, valorándose de forma excepcional su originalidad decorativa y sus refinados procedimientos técnicos. 
En la etapa arriana, la actividad metalistera se centra de forma prioritaria en la realización de trabajos a pequeña escala, destinados a un uso exclusivamente personal. Estas piezas de ámbito privado se han dado a conocer gracias a su hallazgo en necrópolis, formando parte de ajuares funerarios.

 Las grandes necrópolis visigodas del siglo VI han sido localizadas fundamentalmente en las dos mesetas de Castilla, ubicadas sobre todo en los valles del Duero y del Tajo. Destacan los yacimientos de Herrera de Pisuerga (Palencia), Castiltierra, Duratón y Madrona (Segovia), Carpio del Tajo (Toledo), Daganzo de Arriba (Madrid),…. En esta fase cronológica, la población visigoda se enterraba separada del grupo hispano-romano, inhumándose en cementerios caracterizados por el alineamiento de tumbas, conformadas por una simple fosa señalizada mediante un pequeño promontorio de tierra. En todas ellas se han encontrado ajuares funerarios depositados acompañando a los cadáveres, constituidos principalmente por joyas o adornos personales: fíbulas, broches de cinturón, collares, pendientes, anillos,…  destacando una gran perfección y finura en su elaboración.

Existió en el mundo godo un aprecio por la joya grande y de colores llamativos, inspirada en el lujo de la indumentaria bizantina. Las piezas conservadas incorporan piedras a veces preciosas, pero generalmente semipreciosas, vidrios o simples pastas vítreas. Se busca la riqueza a través de la policromía, creándose un efecto de suntuosidad que es más aparente que real, ya que las láminas que sirven de base suelen estar realizadas en oro de baja calidad, plata o con frecuencia bronce. A pesar de que los materiales empleados no eran excesivamente costosos, estas alhajas eran un símbolo de prestigio que se consideraba imprescindible en el atuendo de aquellos que gozaban de un cierto status social.

El engarce de las piedras se realizaba recurriendo a dos procedimientos. Bien utilizando celdillas independientes que se soldaban sobre el metal empleado como base del objeto, bien mediante el sistema de pequeñas pestañas salientes que rodeaban los cabujones, sujetándolos. Las láminas o superficies metálicas, por su parte, se enriquecían recurriendo al repujado, grabado o calado.
Una de las piezas de joyería más interesantes de este momento son las fíbulas (broches o hebillas utilizados para ceñir los dos bordes del manto a la altura del hombro). Las más antiguas son las denominadas “de puente” o “de arco”, derivadas de modelos bajoimperiales romanos. Están constituidas por tres elementos, unidos mediante soldadura o clavos remachados: una placa semicircular que oculta el resorte o muelle del alfiler, un arco central y un pie alargado, generalmente triangular, dispuesto allí donde se engancha la aguja. Normalmente, las piezas de esta tipología suelen estar realizadas en materiales de escaso valor, bronce o hierro. Se decoran con motivos grabados, salientes o calados, revistiéndose en ocasiones con finas láminas de plata, o con pequeños receptáculos para contener gemas o pasta vítrea.

Pero, sin duda, las más espectaculares son las fíbulas de forma “aquiliforme”, en las que el resorte y la aguja quedan completamente cubiertos por una placa recortada con el perfil de un águila con las alas desplegadas. El profesor Olaguer-Feliu interpreta simbólicamente este elemento zooformo en relación con tradiciones indogermanas y nórdicas de raíz ancestral:  “(…) Odín, en la mitología de los pueblos bárbaros, representaba el espíritu del mundo que todo lo invade y que engendra con su acción la vida universal. Se le representaba como un anciano tocado con un gran sombrero de alas anchas (representación de la bóveda del cielo), vestido con un manto rayado de diferentes colores (simbolismo de la atmósfera) y armado con una lanza (idea de la fuerza y el vigor). Dos águilas descansaban sobre sus hombros: Huqui (la reflexión) y Munin (la memoria), ambas aves murmuraban en sus oídos cuanto veían y comprendían sobre los hombres…. Así pues, estas fíbulas aquiliformes, emparejadas en los dos extremos del manto, tenían su origen en Huqui y Munin, los consejeros y espias de Odín; (…)”.

 Las fíbulas aquiliformes suelen ser mucho más ricas que las “de puente”, ornamentándose con una estructura reticular, como una malla, ocupada por granates almandinos, incrustaciones de pasta vítrea o cristales de colores. Magníficos ejemplares de esta modalidad se conservan, procedentes de Mérida, en el Museo de Baltimore, así como en el Museo Arqueológico Nacional, cuyas piezas más suntuosas son originarias de Alovera (Guadalajara).

 Aunque no son el prototipo más característico de este momento, se han encontrado también algunos ejemplos de fíbulas circulares, en las que se inserta la misma decoración arriba descrita.  Se sospecha que se introdujeron en Hispania bajo el reinado de  Leovigildo, por influencia directa de la corte bizantina, donde su uso era habitual.

 El adorno de los nobles visigodos se completaba con la inclusión en su vestimenta de ricas hebillas de cinturón rígidas. Lo más frecuente es que su placa fuera cuadrada o rectangular, estando siempre acompañada por un broche articulado mediante charnela para la sujeción del cuero de la correa. Su decoración solía organizarse en torno a una gran gema central,  rodeada de otras piedras preciosas, semipreciosas o de una estructura de mosaico más compleja, constituida por celdillas rellenas de pasta vítrea u otros vistosos materiales. Cualquiera de estos procedimientos decorativos tendían a cubrir completamente toda la superficie ornamental.

Los ajuares de las inhumaciones excavadas han aportado además otra serie de objetos de adorno personal menos sofisticados: collares, pendientes, sortijas …, de muy diversas calidades materiales. Los collares eran siempre de cuentas, realizadas en ámbar, pasta vítrea o piedras duras; los pendientes solían ser circulares con gran aro y las sortijas incorporaban chatones o piedrecillas de colores. También eran frecuentes las bullae o colgantes utilizados como amuletos, cuyo uso evidenciaba una pervivencia de elementos y costumbres romanas, manteniéndose su empleo hasta los primeros años del siglo VII.

Por Noelia Silva Santa-Cruz
ISBN-84-9714-008-7

Anuncios

1 comentario »

  1. Saludos,

    Estoy escribiendo una novela ambientada en el siglo V.

    Quisiera consultarle un par de cuestiones :

    1) ¿un visigodo arriano de la época podría portar consigo un crucifijo como colgante?

    2)En caso negativo, ¿Qué objeto alusivo a su fe arriana colgaría de su cuello?

    Comentario por Jacobo — agosto 2, 2016 @ 3:34 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: