La Cuestión Arriana

abril 13, 2007

Política heterodoxa de Witiza. -Fin del imperio visigodo.

Filed under: Autores,Hispania Arriana,Historia — editor @ 8:29 am

(Extracto del libro Historia de los heterodoxos españoles de Marcelino Menéndez y Pelayo)

Las calamidades, de igual suerte que las grandezas históricas, se condensan siempre en uno a en pocos personajes, tipos de maldad o de heroísmo. Tal acontece con Witiza, penúltimo rey de los godos, cifra y compendio de las miserias y aberraciones morales de una edad tristísima. Y quizá no mereciera del todo esta execración y odio, pero la voz unánime de los siglos le acusa de tirano y opresor de su pueblo, de lujurioso y cismático, y es lo cierto que en su reinado, mejor que en el breve de su sucesor Roderico, se consumó la decadencia y ruina de un florentísimo imperio (379).

     Aparécenos Witiza envuelto en oscura penumbra, correspondiente a esa especie de mito de la impiedad y del desenfreno. Hay un Witiza histórico, del que casi nada podemos afirmar, porque los documentos faltan. La autoridad más cercana a su tiempo, la de Isidoro Pacense, nos le muestra como príncipe justo, benigno y liberal, que repara los agravios e injusticias de su padre Égica y echa al fuego los documentos falsificados en pro del erario. Pero no ha de olvidarse que estas buenas noticias se refieren a los primeros años del rey, y nadie extrañará, por tanto, que a partir del Chronicon Moissiacense, escrito en el siglo IX, la figura de Witiza comience a alterarse. Según el extranjero autor de esa crónica, Witiza (y esto es creíble) mantuvo un verdadero serrallo de concubinas, y, pasando [265] de la práctica a la teoría, sancionó en una ley la poligamia, extendiéndola a todos sus vasallos, legos y eclesiásticos. Y si del Moissiacense pasamos al Cronicón (interpolado, aunque esta interpolación no sea de Pelayo) de Sebastián de Salamanca, Witiza se convierte en homo probrosus et moribus llagitiosus, semejante al caballo y al mulo, y no sólo incide en pública y escandalosa poligamia, sino que llega a disolver los concilios e impedir la ejecución de los cánones, cayendo así rey y sacerdotes en olvido y menosprecio de la ley del Señor (380). Algo más dice el Silense, pero la leyenda de Witiza no aparece del todo formada hasta el siglo XIII en las obras del Tudense y del arzobispo D. Rodrigo, fundamento en esta parte de la Crónica general. Witiza no es sólo abominable tirano, sino rey cismático y rebelde, que ampara y favorece a los judíos, reúne un conciliábulo en Toledo, promulga escandalosos decretos de disciplina y a las reprensiones del papa contesta separando su reino de la comunión romana y prohibiendo, por edicto, que nadie reconociese la autoridad del pontífice. Witiza ultraja a la Iglesia con la escandalosa intrusión de su pariente Opas en la silla toledana, que tenía Sinderedo; asesina a Fávila, duque de Cantabria, y hace sacar los ojos a Teodofredo; derriba los muros de las ciudades y convierte las armas en arados, no por amor a las artes de la paz, como ha querido decir algún amante de la paradoja, sino para impedir o provocar sublevaciones contra su tiránico dominio (381).

     De todas estas circunstancias puede y debe dudarse mucho. Pase lo del amparo a los judíos quizá por tolerancia y generosidad del monarca; pero tolerancia fatal, como veremos luego. Tampoco es increíble el allanamiento de las fortalezas por la razón dicha. Que se entregara Witiza a bárbaros rigores con sus súbditos, probablemente rebeldes, nada tiene de extraño, pues otro tanto hacían todos los reyes godos, aun los que pasan por mejores. El nepotismo manifiesto en la sacrílega elección de Opas tampoco sorprende en aquellos tiempos desdichados. Pero el conciliábulo toledano y el cisma son hechos de tal gravedad y naturaleza que es imposible admitirlos si no se presentan testimonios anteriores al siglo XIII. Sabemos que Witiza celebró un concilio (el XVIII de los toledanos), cuyas actas no parecen, pero ¿quién afirmará que en él se establecieron cánones contra el buen orden y disciplina de la Iglesia? El arzobispo D. Rodrigo, con ser de los acusadores de Witiza, dice expresamente lo contrario. Y la separación de Roma, aunque afirmada por el Tudense, no es suceso que hubieran dejado en olvido los cronistas anteriores por espacio de cuatro siglos. Son, por [266] tanto, más que dudosas estas narraciones, y Mayans pudo hacer, con sólidos fundamentos, la defensa del rey Witiza.

     Pero todas las generaciones pecadoras necesitan descargar sus crímenes en la frente de alguien, y Witiza, que fue, sin género de duda, licencioso y cruel, aunque no autorizara por decreto el concubinato y la poligamia, es para los historiadores de la Reconquista, más que un nombre, el tipo de la degradación moral de la gente visigoda. Rodrigo fue sólo la víctima expiatoria.

     ¿Cómo vino a tierra aquella poderosa monarquía? Cuestión es ésta que hemos de tocar, siquiera por incidencia. Para quien ve en el iustitia elevat gentes: miseros autem facit populos peccatum la fórmula de la ley moral de la historia, y con San Agustín, Orosio, Salviano, Fr. José de Sigüenza, Bossuet y todos los providencialistas, partidarios de la única verdadera filosofía de la historia, considera el pecado original, cual fuente del desorden en el universo; el pecado individual, como causa de toda desdicha humana; el pecado social, como explicación del menoscabo y ruina de los Estados, no puede menos de señalar la heterodoxia y el olvido de la ley moral como causas primeras y decisivas de la caída del imperio visigodo. Veamos cómo influyeron estas causas.

     Error sería creer que las dos razas, goda e hispanorromana, estaban fundidas al tiempo de la catástrofe del Guadalete. La unión había adelantado mucho con Recaredo, no poco con Recesvinto, pero distaba de ser completa. Cierto que hablaban ya todos la misma lengua y los matrimonios mixtos eran cada día más frecuentes; mas otras diferencias íntimas y radicales los separaban aún. Y no dudo colocar entre ellas la diferencia religiosa. No importa que hubiesen desaparecido, a lo menos de nombre, los arrianos y que Recesvinto diera por extinguida toda doctrina herética. La conversión de los visigodos fue demasiado súbita, demasiado oficial, digámoslo así, para que en todos fuese sincera. No porque conservasen mucho apego al culto antiguo; antes creo que, pasados los momentos de conspiración y lucha, más o menos abierta, en el reinado de Recaredo, todos o casi todos abandonaron de derecho y de hecho el arrianismo; pero muchos (duele decirlo) no para hacerse católicos, sino indiferentes, o a lo menos malos católicos prácticos, odiadores de la Iglesia y de todas sus instituciones. Lo que entre los visigodos podemos llamar pueblo, el clero mismo, abrazaron en su mayor número, con fe no fingida, la nueva y salvadora doctrina; pero esa aristocracia militar, que quitaba y ponía reyes, era muy poco católica, lo repito. Desde Witerico hasta Witiza los ejemplos sobran. En vano trataron los concilios de reprimir a esa facción orgullosa, irritada por el encumbramiento rápido de la población indígena. Sólo hubieran podido lograrlo elevando al trono un hispanolatino, pero no se atrevieron a tanto, quizá por evitar mayores males. De hecho, [267] los mismos reyes visigodos entendieron serles preciso el apoyo de la Iglesia contra aquellos osados magnates, que los alzaban y podían derribarlos, y vemos a Sisenando, a Chindasvinto, a Ervigio, apoyarse en las decisiones conciliares para dar alguna estabilidad a su poder, muchas veces usurpado, y asegurar a sus hijos o parientes la sucesión de la corona. Los concilios en interés del orden, pasaron por algunos hechos consumados, cuyas resultas era imposible atajar (382); pero las rebeliones no cesaban, y lo que llamaríamos el militarismo o pretorianismo encontró su último y adecuado representante en Witiza. Witiza es para nosotros el símbolo de la aristocracia visigoda, no arriana ni católica, sino escéptica, enemiga de la Iglesia porque ésta moderaba la potestad real y se oponía a sus desmanes (383). La nobleza goda era relajadísima en costumbres: la crueldad y la lascivia manchan a cada paso las hojas de su historia. El adulterio y el repudio eran frecuentísimos, y el contagio se comunicó a la clerecía por haber entrado en ella individuos de estirpe gótica. Los prelados de Galicia esquilmaban sus iglesias, según resulta del canon 4 del concilio VII. El VIII, en sus cánones 4, 5 y 6, tuvo que refrenar la incontinencia de obispos, presbíteros y diáconos. Ni aun así se atajó el mal, y fue preciso declarar siervos (384) a los hijos de uniones sacrílegas.

     Potamio, metropolitano de Braga, vino ante el concilio X a confesarse reo de una impureza. La simonía rayaba en escándalo: vendíanse las cosas sagradas por vil precio (can. 8 del concilio XI). Los reyes ponían obispos donde no había diócesis: Wamba eligió uno para Aquis y el concilio XII le depuso; Witiza colocó dos mitras en la cabeza de su hijo o hermano Opas, y Toledo obedeció simultáneamente a dos obispos. A punto lastimoso llegaron las discordias entre los ministros del Santuario: clérigo hubo que por satisfacer rencores personales apagó las lámparas, desnudó los altares e hizo suspender los oficios (385). ¡Hasta el pecado nefando, la sodomía, tuvo que ser anatematizada en clérigos y laicos por el canon 3 del concilio XVI!

     Tristeza causa la lectura de las últimas actas. Y no porque aquellos Padres se permitiesen ninguna laxitud ni dejasen de velar por la disciplina; antes observamos, en contraposición a esos desórdenes, prodigios de virtud y de austeridad en obispos, monjes y abades; frutos de caridad y de doctrina en copia grande y bendita por Dios. Pero averigüemos los nombres de los santos y de los malvados, de los sabios y de los prevaricadores. Los unos se llaman Isidoro, Braulio, Tajón, Eugenio, Ildefonso (386), [268] Julián…, todos españoles, todos latinos, menos el último, descendiente de judíos. Entre los visigodos, ¿qué encontramos? Un Sisberto, que conspira alevosamente contra su rey Ervigio; un Sinderedo, un Opas. Obsérvese bien: ninguno de esos nombres es romano.

     Error infantil y que mueve a risa es el de la pretendida virginidad de los bárbaros. Quizá en sus nativos bosques fueran inocentes; pero así que cayeron sobre el Mediodía y vieron y palparon la decadente civilización imperial, entróles desmedido y aun infernal anhelo de tesoros y de placeres. Gozaron de todo con la imprevisión y abandono del salvaje, y sus liviandades fueron crueles y feroces, como las del soldado que entra en una ciudad tomada por asalto. La depravación bárbara siempre fue peor que la culta y artística. Ese mismo individualismo o exceso de personalismo que las razas del Norte traían los indujo a frecuentes y escandalosas rebeliones, a discordias intestinas y, lo que es peor, a traiciones, a perjurios contra su pueblo y raza, porque no abrigaban esas grandes ideas de patria y de ciudad, propias de helenos y latinos. Por eso la nobleza visigoda, acaudillada por los hijos de Witiza y por el arzobispo D. Opas, vende la tierra a los musulmanes, deserta en el Guadalete, y Teudomiro, tras breve resistencia, se rinde a deshonroso pacto con Abdalassis.

     Grandes culpas tenía que purgar la raza visigoda. No era la menor su absoluta incapacidad para constituir un régimen estable ni una civilización. Y, sin embargo, ¡cuánta grandeza en ese período! Pero la ciencia y el arte, los cánones y las leyes, son glorias de la Iglesia, gloria española. Los visigodos nada han dejado, ni una piedra, ni un libro, ni un recuerdo, si quitamos las cartas de Sisebuto y Bulgoranos, escritas quizás por obispos españoles y puestas a nombre de aquellos altos personajes. Desengañémonos: la civilización peninsular es romana de pies a cabeza, con algo de semitismo; nada tenemos de teutónicos, a Dios gracias. Lo que los godos nos trajeron se redujo a algunas leyes bárbaras y que pugnan con el resto de nuestros códigos y a esa indisciplina y desorden que dio al traste con el imperio que ellos establecieron.

     Bien sé que no estaban exentos del contagio los hispanorromanos, puesto que Dios nunca envía las grandes calamidades sino cuando toda carne ha errado su camino. Pero los que hasta el último momento habían lidiado contra la corrupción en los concilios, levantáronse de su caída con aliento nuevo. Eulogio, Álvaro, Samsón, Spera-in-Deo, dieron inmarcesible gloria a la escuela cordobesa; mártires y confesores probaron su fe y el recio temple de su alma bajo la tiranía musulmana; y, entre tanto, los astures, los cántabros, los vascones y los de la Marca Hispánica comenzaron por diversos puntos una resistencia heroica [269] e insensata, que amparada por Dios, de quien vienen todas las grandes inspiraciones, nos limpió de la escoria goda, borró la indiferencia de razas y trájonos a reconquistar el suelo y a constituir una sola gente. El Pelagio que acometió tal empresa, lleva nombre romano; entre sus sucesores los hay godos: Fafilla, Froyla, prueba de la unión que trajo el peligro. Muy pronto el goticismo desaparece, perdido del todo en el pueblo asturiano, en el navarro, en el catalán o en el mozárabe. La ley de Recesvinto estaba cumplida. Lo que no se había hecho en tiempos de bonanza, obligó a hacerlo la tempestad desatada. Ya no hubo godos y latinos, sino cristianos y musulmanes, y entre éstos no pocos apóstatas. Averiguado está que la invasión de los árabes fue inicuamente patrocinada por los judíos que habitaban en España. Ellos les abrieron las puertas de las principales ciudades. Porque eran numerosos y ricos, y ya en tiempos de Égica habían conspirado, poniendo en grave peligro la seguridad del reino. El concilio XVII los castigó con harta dureza, reduciéndolos a esclavitud (can. 8); pero Witiza los favoreció otra vez, y a tal patrocinio, respondieron conjurándose con todos los descontentos. La población indígena hubiera podido resistir al puñado de árabes que pasó el Estrecho; pero Witiza los había desarmado, las torres estaban por tierra, y las lanzas, convertidas en rastrillos. No recuerda la historia conquista más rápida que aquélla. Ayudábanla a porfía godos y judíos, descontentos políticos, venganzas personales y odios religiosos.

     Quid leges sine moribus vanae proficiunt? ¿Cómo había de vivir una sociedad herida de muerte por la irreligión y el escándalo, aunque fuesen buenas sus leyes y la administrasen varones prudentes? ¿Qué esperar de un pueblo en que era común la infidelidad en los contratos y en las palabras, como declara con dolor el concilio XVII en su canon 6? Agréguese a todo esto el veneno de las artes mágicas, señoras de toda conciencia real o plebeya. Y no se olvide aquel último signo de desesperación y abatimiento: el suicidio, anatematizado en el canon 4 del concilio XVI (387).

     No alcanzan los vicios de la monarquía electiva, ni aun la falta de unidad en las razas, a explicar la conquista arábiga. Forzoso es buscar una raíz más honda y repetir con el sagrado autor de los Proverbios: Iustitia elevat gentes: miseros autem facit populos peccatum (388).

Anuncios

10 comentarios »

  1. […] Política heterodoxa de Witiza. -Fin del imperio visigodo. Archivado en: Autores, Hispania Arriana, Historia — editor @ 8:29 am […]

    Pingback por La cuestión arriana « Vida cristiana en linea — febrero 5, 2010 @ 8:18 pm | Responder

  2. Efectivamente, tanto la anterior invasión musulmana como la actual, van precedidas de la inyección del anestesiante de la relatividad, antes denominado “adopcionismo” y ahora “alianza de civilizaciones”, en la “sangre” – los principios morales cristianos – del tejido social a través de sus dirigentes.
    La última cuestión que se plantea D. Marcelino está en las respuestas a quien y por qué inyecta el elemento disolvente en la “sangre” del tejido social. Es evidente que son los mismos “médicos” que después ejecutan la operación. Y el por qué también está claro, el rechazo de Recaredo al arianismo y su adhesión al cristianismo, unificando las dos comunidades – la oriental de los vicegodos y la occidental hipanoromana – les redujo su poder sobre ambas.

    Comentario por Argonauta — agosto 1, 2010 @ 10:13 pm | Responder

    • No hubo invasion musulmana… hubo evolucion del unitarismo hispano (arrianismo, nestorianismo, agnosticismo, judaismo…) al islam, como manifestacion de antitrinitarismo-catolicismo niceano. Los arrianos se consideraban a si mismos CTAOLICOS, y consideraban al catolicismo trinitarista como “la religion de Roma”. .

      La vision catolica jamas fue bien vista, mas bien tolerada, y mal, por los hispanoromanos y por los godo-arrianos. MUhcos de lso desfueros barbaros no se trataronmas que de pugnas religiosas contr alos catolicos a cargo de visigodos arrianos. Eso quedó en ela memoria de lso catolicos como “barbarie”..En Hispania, las ciudades fueron basicamente unitaristas, mientras que en el campo se mantuvo más el catolicismo. Quizas por el exodo de una parte de la nobleza católica al campo, a las granjas, con el derrumbamiento del imperio y de la cultura de la civitas. Esa nobleza, adscrita al poder romano prefirio apostar por catolico: la religion estatal del imperio, el orden estable, para ellos,o quizas solo por mera conviccion religiosa. El pueblo, poco católico y si bastante nestoriano, arriano, priscilianista, gnostico, pagano y en general unitarista, siguio a lo suyo. La predicacion musulmana, cuando llegó, si bien no muy intensa, fue facilmente acojida. La guerra civil religiosa desencadenada en el 711 lo aceleró y radicalizó todo… y los catolicos, tras 60 años de luchas y negociaciones fueron los mas perjudicados, quedando relegados al campo y al norte la nobleza catolica irredenta y quienes les siguieron. En el centro sur y levante iberico el catolicismo fué tolerado medianamente bien, sin mayores conflictos, pero la cultura romana y latina, ya tiempo ha en decadencia, fue rapidamente substituida por las influencias orientales, el arabe y lo musulman, que era la cultura realmente superior y pujante en ese momento historico, y que llegaba fluidamente a traves del comercio . Sin embargo el islam Hispano es mas bien arrianismo-nestorianismo evolucionado, mezclado con conceptos islamicos, sin ser islam puro ni el islam dogmatico arabe o norteafricano de los almoravides y almohades, que llegarian siglos despues con un islam ya muy dogamticazo, y que tanto catolicos como musulmanes hispanos prefierieron expulsar a poco que pudieron, con ese CId ayudando y colaborando con reyes catolicos y musulmanes hispanos. . . .

      Comentario por Ann — noviembre 27, 2011 @ 1:23 pm | Responder

    • No hubo invasion musulmana… hubo evolucion del unitarismo hispano (arrianismo, nestorianismo, agnosticismo, judaismo…) al islam, como manifestacion de antitrinitarismo-catolicismo niceano. Los arrianos se consideraban a si mismos CATOLICOS, y consideraban al catolicismo trinitarista como “la religion de Roma”. .

      La vision catolica jamas fue bien vista, mas bien tolerada, y mal, por los hispanoromanos y por los godo-arrianos. MUhcos de lso desfueros barbaros no se trataronmas que de pugnas religiosas contr alos catolicos a cargo de visigodos arrianos. Eso quedó en ela memoria de lso catolicos como “barbarie”..En Hispania, las ciudades fueron basicamente unitaristas, mientras que en el campo se mantuvo más el catolicismo. Quizas por el exodo de una parte de la nobleza católica al campo, a las granjas, con el derrumbamiento del imperio y de la cultura de la civitas. Esa nobleza, adscrita al poder romano prefirio apostar por catolico: la religion estatal del imperio, el orden estable, para ellos,o quizas solo por mera conviccion religiosa. El pueblo, poco católico y si bastante nestoriano, arriano, priscilianista, gnostico, pagano y en general unitarista, siguio a lo suyo. La predicacion musulmana, cuando llegó, si bien no muy intensa, fue facilmente acojida. La guerra civil religiosa desencadenada en el 711 lo aceleró y radicalizó todo… y los catolicos, tras 60 años de luchas y negociaciones fueron los mas perjudicados, quedando relegados al campo y al norte la nobleza catolica irredenta y quienes les siguieron. En el centro sur y levante iberico el catolicismo fué tolerado medianamente bien, sin mayores conflictos, pero la cultura romana y latina, ya tiempo ha en decadencia, fue rapidamente substituida por las influencias orientales, el arabe y lo musulman, que era la cultura realmente superior y pujante en ese momento historico, y que llegaba fluidamente a traves del comercio . Sin embargo el islam Hispano es mas bien arrianismo-nestorianismo evolucionado, mezclado con conceptos islamicos, sin ser islam puro ni el islam dogmatico arabe o norteafricano de los almoravides y almohades, que llegarian siglos despues con un islam ya muy dogamticazo, y que tanto catolicos como musulmanes hispanos prefierieron expulsar a poco que pudieron, con ese CId ayudando y colaborando con reyes catolicos y musulmanes hispanos. . . .

      Comentario por Ann — noviembre 27, 2011 @ 1:23 pm | Responder

  3. No hubo invasion musulmana… hubo evolucion del unitarismo hispano (arrianismo, nestorianismo, agnosticismo, judaismo…) al islam, como manifestacion de antitrinitarismo-catolicismo niceano.

    La vision catolica jamas fue bien vista, mas bien tolerada, y mal. Las ciudades fueron basicamente unitaristas, el campo mantuvo el catolicismo. Quizas por el exodo de la nobleza al campo, a las granjas, con el derrumbamiento del imperio y de la cultura de la civitas. La nobleza, adscrita al poder romano prefirio apostar por catolico: la religion estatal delimperio. EL pueblo siguio a lo suyo. LA predicacion musulmana, si bien no muy intensa, fue facilmente acojida. La guerra civil religiosa desencadenada enel711 lo aceleró todo… y los catolicos, tras 60 años de luchas y negociaciones fueron los mas perjudicados.

    Comentario por Ann — marzo 5, 2011 @ 11:21 am | Responder

  4. No hubo invasion musulmana… hubo evolucion del unitarismo hispano (arrianismo, nestorianismo, agnosticismo, judaismo…) al islam, como manifestacion de antitrinitarismo-catolicismo niceano.

    La vision catolica jamas fue bien vista, mas bien tolerada, y mal. Las ciudades fueron basicamente unitaristas, el campo mantuvo el catolicismo. Quizas por el exodo de la nobleza al campo, a las granjas, con el derrumbamiento del imperio y de la cultura de la civitas. La nobleza, adscrita al poder romano prefirio apostar por catolico: la religion estatal delimperio. EL pueblo siguio a lo suyo. LA predicacion musulmana, si bien no muy intensa, fue facilmente acojida. La guerra civil religiosa desencadenada enel711 lo aceleró todo… y los catolicos, tras 60 años de luchas y negociaciones fueron los mas perjudicados.

    Comentario por Ann — marzo 5, 2011 @ 11:21 am | Responder

  5. El personaje que cita Menendez, Isidoro Pacense, no existe, se trata de Isidoro Hispalense. Las acusaciones contra Witiza son del bando catolico, obviamente, y de ahi el mal retrato que de el dejan. Tampoco es que fuera un santo varón, claro. La adscripcional catlicismo era por oportunismo: tras NIcea el catolicismo es la religion del Imperio Romano de Occidente, es por lo tanto conveniente adherirse a ella para obtener legitimidad, sobre todo si se ha llegado al poder de mala manera, pero lamayoria delpueblo llano y comerciantes no erancatolicos, o no de buen grado,o simpleemnte no sabian muy bien qu eera eso de ser catolico. Muchos clerigos catolicos tampoco lo sabian, o actuaban como si no lo supieran, ja ja ja (Eso cuentan lso concilios, si se saben leer)

    “Las actas del XVIII Concilio toledano” ¿donde están?. Esta claro que en ellas estaban incluidas el criterio personal de una facción disidente de Roma, los unoytaristas (postarrianos, arrianos, nestorianos, etc, como el Obispo Oppas). La minoría cristiana trinitaria las veria con escandalo, de ahí su destrucción, como con tantos otros textos de similar estirpe

    Tantos concilios en Toledo solo demuestran una cosa: le catolicismo tenia muchisimos problemas enla peninsula.

    Comentario por Ann — octubre 29, 2011 @ 7:50 pm | Responder

    • Si no se conocen la ” Actas del Concilio de Toledo XVIII”, como es posible que conozcas su contenido ? Evidentemente te lo imaginas, con lo cual yo tengo que imaginar que sabes aquello que no sabes, eres un trilero estafador.

      Comentario por VMA — septiembre 21, 2015 @ 9:14 pm | Responder

      • No serias ben detective o investigador, sin duda, con tan poco ojo clinico. Segun tu la investigacion es erronea mientras no poseas documentacion veraz y exacta de algo. Una gilipollez, claro, por que para llegar a la verdad uno ha de mojarse con basura y preguntas, que no son verdades. .
        Si, no sabemos que habia en ese Concilio, que se determinó en el, y eso mismo da pistas sobre por donde iba y que se trató de tapar con ello. Por que … por qué desapareció cuando tenermos buena constancia del resto? Que habria de contener que no fue conveniente dejar a la vista? Todoe stba en le mismo sitio y uno, curiosamente, desaparece. Suena como esos “robos” en miembros del gobienro o instituciones, que desaparecen para evitar que se vena las pruebas de sus maniobreos y latrocinios.
        A veces un silencio es mas expresivo que un discurso.
        Ah, pero nada, tu sigue con lo tuyo!! ja ja ja no sea que tiembren tus cimientos. No lo quiera Dios!
        Y e mas educado, hombre de Dios, que está feo argumentar ad hominem. Mu feo. ja ja ja

        Comentario por Ann Onime — septiembre 27, 2015 @ 7:08 pm

  6. Precisamente lo que se sabe que ocurrió fue un enfrentamiento entre los partidarios de Witiza(afectos a las creencias unitarias o arrianas) y los de Roderic(afectos a las creencias trinitarias o católico romanas).Parce ser que en ese concilio triunfaron las ideas de que los clérigos pudieran casarse,de acuerdo a lo que dijo Timoteo en su primera carta cap3 vers 12 donde dice que los diaconos debe ser maridos de una sola mujer e igualmente han de ser los obispos.Hasta cada bando acuño monedas propias.Y eso esta bien atestiguado por Juan JosÉ Sayas Abengochea y Manuel Abad Varela y Luis A García Moreno

    Comentario por Vicente — diciembre 27, 2016 @ 4:16 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: